Category: OPINIÓN


Las empresas audiovisuales forman parte de un mercado que se mueve por la ley de la oferta y la demanda. No somos ajenos, por tanto, a la situación económica que se está viviendo. Estamos sufrido las consecuencias de esta crisis, con problemas de financiación, necesidad de redistribuir nuestros organigramas y tener que adaptarnos a otro tipo de productos con menos márgenes para la producción. Productos de menos costes, con lo que hemos tenido que agudizar el ingenio

Además de estos cambios dados por la coyuntura, nos encontramos con los avances tecnológicos que han rodeado siempre a este sector y que se contemplan con cierta incertidumbre. Esta entrada de nueva tecnología también ha ido unida al abaratamiento de los equipos. Hace unos años el haber de las productoras estaba marcado por la compra de nuevas cámaras, magnetos, ediciones…..etc, etc. Ahora los gastos más elevados son de personal.

Todos estos cambios, tanto los coyunturales que han provocado un tipo de producto con menos recursos para la producción y los tecnológicos han provocado un nuevo panorama para el sector audiovisual y es donde hay que ser optimistas

Nos estamos encontrando con una nueva forma de explotación del producto, unos nuevos canales de distribución. El producto audiovisual ya no tiene un uso limitado como podría ser exhibirlo en una sala de cine, un comercial para una feria o un spot de tv para las cuatro cadenas que había antes.

Aparece Internet, aparecen los teléfonos móviles, aparecen las plataformas digitales, aparecen las redes sociales. Toda esta red de distribución pide material audiovisual.

Las empresas deben empezar a pensar que será muy difícil relacionarse con el exterior sin contar con el poder de la imagen en movimiento. Nuestro público quiere disfrutar de los contenidos que deseen, en el momento que lo deseen y desde donde quieran.

Lo que sí deberíamos ahora  plantear y es un pregunta que dejo en el aire es la calidad del audiovisual, si las empresas productoras ante este nuevo reto que nos demanda el mercado hemos de sacrificar toda la calidad por la que hemos estado luchando. Yo diría que no, que hemos de conseguir educar al comprador de producto audiovisual para que sepa seleccionar cada producto en el momento y para el medio apropiado. No permitir que “todo vale”, con independencia del fin. Hemos de seguir luchando por la calidad en nuestro sector, porque es así como nos mantendremos fuertes como industria.

Anuncios

Vídeo Institucional

Spot Castellón ciudadEl vídeo promocional institucional debe difundir la imagen global de la empresa o institución, su actividad y objetivos. Por tanto, está destinado a dos tipos de públicos: El general, para presentaciones en ferias o eventos y transmisión por los medios masivos, y el específico, para mostrar a potenciales clientes, en cuyo caso el objetivo fundamental es influir y convencer, crear un estado de opinión favorable que influya sobre las decisiones.

Este es el objetivo más importante y que puede rendir mayores dividendos a la empresa, y si al dirigirse al público en general es necesario conocer sus paradigmas de referencia, sus gustos y expectativas mucho más decisivo resulta esta modalidad.

Es necesario profundizar en las características del público a quien va dirigido el vídeo, si se quiere que este tenga el efecto deseado en la audiencia.

Con frecuencia, por limitaciones financieras o con el propósito de ahorrar, se utiliza un mismo vídeo institucional (durante años definido imprecisamente con relación al público) para cualquier audiencia, desde ferias hasta clientes potenciales. Este error amenaza el éxito del vídeo como instrumento para ganar clientes, le resta efectividad y al final como todo lo barato, sale caro. El vídeo promocional institucional, como producto general, tiene características estratégicas, no puede profundizar en aspectos técnicos y debe ser ameno y comprensible, ser entretenido para dirigirse a un público más amplio…

Realizar un vídeo promocional no es tan fácil como parece, aunque la gente crea que es tomar una cámara y filmar. Gran parte del éxito dependerá de la armonía e interactividad entre el equipo de filmación, de edición y quienes trazan la estrategia promocional.

Debe acudirse a empresas productoras acreditadas, aunque sean algo más caras que otras, si el nombre es garantía de calidad y experiencia. De esa elección dependerá que la institución obtenga lo que realmente desea de sus videos y que la inversión rinda beneficios promocionales y económicos, los cuales pueden ser difíciles de cuantificar, pero no menos reales.

EL DOBLAJE

El doblaje existe desde que nació el cine sonoro. Nos hemos acostumbrado a escuchar en nuestro idioma las películas de siempre y, aunque nos guste el cine en versión original, nuestro oído relaciona ciertos rostros con su voz en castellano.  Joan Pera es el Woody Allen español ó Jordi Brau es la voz habitual de Robin Williams (en 36 películas)

Antes de que técnicamente  fuera posible, las escenas se rodaban varias veces,  con el fin de que en cada toma se grabara a los actores dictando fonéticamente en otros idiomas. Evidentemente el gasto en equipamiento, desplazamientos y sueldos limitaba mucho las producciones. La ventaja del doblaje se veía clara; actores más económicos (totalmente desconocidos), ausencia de cámaras, decorados, etc. A esto había que añadir que ya no eran los propios estudios los que debían de doblar las producciones, se podía hacer en los países de destino de la proyección. De repente, como por arte de magia, aquellos personajes de la gran pantalla hablaban en lenguas que jamás habían estudiado.

El doblaje nació como una necesidad comercial,  e imposición política para llenar las salas de cines de todo el mundo.

En nuestro país, en los inicios del doblaje, el método utilizado era realizar grabaciones de varias páginas de texto que debían ser memorizadas previamente. Para ello, las escenas tenían que ser ensayadas antes de ser grabadas, tanto para lograr una buena sincronización con los movimientos labiales de los actores originales, como para mimetizar la interpretación de los mismos. Así, doblajes míticos como el de Lo que el viento se llevó llevaban  semanas de trabajo.

Con el paso de los años esta técnica fue siendo desterrada por el actual sistema de doblaje por ritmos, en el cual el diálogo queda segmentado en pequeños fragmentos o takes que los actores graban leyendo desde un atril, tras haber memorizado el ritmo (especialmente las pausas) del diálogo original. Esta nueva técnica agiliza mucho el proceso de doblaje aunque también hay quien opina que esta “mecanización” del proceso ha restado calidad artística al mismo.

 Links:

http://www.eldoblaje.com/

http://www.youdub.com.ar/